Eusko Jaurlaritza - Gobierno Vasco

Departamento de  Administración Pública y Justicia

euskadi.eus

Inicio

 

W3C-WAI

III Congreso Internacional de Derechos Humanos: La Gestión democrática de la diversidad cultural y nacional

La apuesta por hacer de los Derechos Humanos el centro de la organización social no esuna decisión que se tome de una vez y para siempre. Requiere de una actualización, de unaestrategia sostenida para que los valores, las actitudes y los mensajes calen en la ciudadanía.La Organización de las Naciones Unidas y el Consejo de Europa instan constantemente apromover foros de reflexión, de intercambio de experiencias y de debate para poner en primerplano la cultura de los Derechos Humanos. Pero no hay una comunidad en el mundoque pueda pretender el desarrollo de una labor de promoción y extensión de los DerechosHumanos si no es en contacto con la vasta red de activistas, ONGs, académicos y organizacionesinternacionales que todos los días trabajan en defensa de unos derechos inalienables,indivisibles y universales. Quienes han desarrollado experiencias con éxito, quienes máshan reflexionado pueden aportar su vivencia, anticiparnos las dificultades, prepararnos,adivinar estrategias, evitar errores…

Por eso, este II Congreso Internacional sobre el Derecho Humano a la Paz constituyeel mejor medio para presentar ante los ciudadanos la discusión, el contraste y la evaluaciónsobre el estado de esa lucha por la libertad, la igualdad y la solidaridad recogida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Hemos apostado por centrar este encuentro en la resolución de conflictos, desde laconvicción de que no hay derecho alguno que pueda invocarse para transgredir otros. Creemosque está fuera de toda duda que la resolución no violenta de los conflictos es el únicocamino. Es la paz en positivo. Es la vía que mire, atiende y procura protección y respeto alos derechos de todos los ciudadanos. No me estoy refiriendo exclusivamente a la ausenciade violencia: se trata, también, de justicia.

La transformación de un conflicto que provoca sufrimiento no puede hacerse desdesoluciones represivas. Miremos donde miremos –y, desgraciadamente, podemos dirigirnuestra mirada a cualquiera punto del mundo– optar por la represión como única vía deabordar los conflictos lo único que consigue es rebajar a niveles mínimos cualquier estándarde protección de los Derechos Humanos. Los conflictos tienen soluciones democráticas:lo único inaceptable es que alguien pretenda imponer sus planteamientos por la fuerza y almargen de los Derechos Humanos o al margen de la voluntad libremente expresada por laciudadanía. Espero que los contenidos de este libro, reflejo de las reflexiones expresadas enel II Congreso sobre el Derecho Humano a la Paz, nos brinden a todos nuevas herramientaspara la acción basada en el respeto. Sin respeto, no puede haber vida democrática ni convivencia:nada puede transformarse desde visiones impositivas o mentalidades totalitarias.

Joseba Azkarraga Rodero
Consejero de Justicia Empleo y Seguridad Social del Gobierno del País Vasco

 

Descargar fichero (2,54 Mb · PDF)

 

Fecha de la última modificación: 31/01/2011
Euskadi, bien común